Buscar este blog

viernes, 21 de septiembre de 2012

Moldeados Para Servir a Dios

Moldeados Para Servir a Dios
-muy chévere-

Picture
Tú fuiste moldeado(a) para servir a Dios.
Dios formó a cada criatura de este planeta con un área particular de especialidad. Algunos animales corren, algunos saltan, algunos nadan, algunos cavan y algunos vuelan. Cada uno tiene un papel en particular que jugar, basado en la manera en que fueron moldeados por Dios. Lo mismo es verdad de los humanos. Cada uno de nosotros fuimos diseñados especialmente, o "moldeados", para hacer ciertas cosas.

Antes de diseñar un nuevo edificio, los arquitectos primero se preguntan, "¿Cuál va a ser el propósito de este edificio? ¿Cómo va a ser usado?" La función propuesta siempre determina la forma del edificio. Antes de que Dios nos creara, El decidió qué papel quería que jugáramos en la tierra. El planeó exactamente cómo quería que nosotros le sirviéramos y después nos moldeó para esas tareas. Tú eres como eres porque fuiste hecho para un ministerio(trabajo) específico.

La Biblia dice, "Somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras” (Efesios 2:10) La palabra poema viene de la palabra griega traducida como "hechura". Somos una obra de arte manual de Dios. No eres un producto de una línea de producción, indiferentemente producido en masa. Tú eres una obra maestra original, única y hecha a la medida.

Deliberadamente, Dios nos moldeó y nos formó para que le sirvamos de una forma que hace que nuestro ministerio sea único. Cuidadosamente El mezcló el coctel de ADN que nos creó.

David alabó a Dios por esta increíble atención personal a detalles: "Tú hiciste todas las partes internas y delicadas de mi cuerpo y las uniste en el vientre de mi madre."

Dios no sólo te moldeó antes de tu nacimiento, El planeó cada día de tu vida para apoyar su proceso de moldeamiento. David continuó, "Cada día de mi vida fue anotado en tu libro. Cada momento fue preparado antes de que un sólo día ocurriera." Esto significa que nada de lo que pasa en nuestra vida es insignificante. Dios usa todo para moldearnos para su ministerio a otros y para moldearnos para su servicio a Él.

Dios nunca desperdicia nada. Él no te daría habilidades, intereses, talentos, dones, personalidad y experiencias en la vida si no tuviera intenciones de usarlos para Su gloria. Al identificar y entender estos factores, puedes descubrir la voluntad de Dios para tu vida.

"Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos."   Sal 139:16 (N.V.I.)

"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas."   Efesios 2:10
 
Bibliografía desconocida (me llegó en un correo) - Cualquier info. avísenme. Atte: Administrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario