Buscar este blog

sábado, 22 de septiembre de 2012

¿Qué pasa cuando una persona muere? ¿Hay eternidad?

¿Qué pasa cuando una persona muere? ¿Hay eternidad?

La Biblia enseña en Proverbios 14:32:

(NBLH) El impío es derribado por su maldad, Pero el justo tiene un refugio cuando muere.

(NVI) El malvado cae por su propia maldad; el justo halla refugio en su integridad.[d]

(RV1960)  Por su maldad será lanzado el impío; Mas el justo en su muerte tiene esperanza.

(LPD) El malvado es arrasado por su propia malicia, el justo encuentra un refugio en su integridad.

(T. Amat) Desechado de Dios será el impío por causa de su malicia, mas el justo aun en su muerte conserva la esperanza.


La Biblia nos habla de dos casos: el impío y el justo. Impío hace referencia a aquel en quien no hay piedad; piedad en el diccionario significa devoción (<<búsquelo usted mismo>>), en palabras simples es alguien sin Cristo en su vida. Y el justo; la biblia dice al respecto que no hay ni un solo justo sino sólo Jesús, el Hijo de Dios. Y él es quien declara justas a las personas, mas no nuestros méritos: “Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.” (Rom 5:19 NVI)

¿Tienen esperanza los hijos de Dios, es decir, los justos en su muerte?

1 Tesalonicenses 4:13 dice: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.”

Cuando una persona sufre muerte física, le pueden esperar dos caminos u acontecimientos:

1) El impío u hombre natural como también lo llama la Escritura, cuando muere su cuerpo, su espíritu es conducido a un lugar llamado el Seol (en griego el Hades) o lugar de los muertos; también algunas veces se le llama “infierno” o “sepulcro”; el cual se ubica espacialmente cerca del núcleo de nuestro planeta. En al menos siete pasajes, la Biblia habla del Seol utilizando términos como: “descender”, “profundidades”, “abajo”, entre otras, las cuales nos ilustran claramente que el seol tiene una ubicación espacial. Aunque cavasen hasta el Seol, de allá los tomará mi mano; y aunque subieren hasta el cielo, de allá los haré descender.” (Amó 9:2 RV1960) - “Que la muerte les sorprenda; Desciendan vivos al Seol, Porque hay maldades en sus moradas, en medio de ellos.” (Sal 55:15 RV1960).

2) El justo, es decir, aquel que por haber creído en el evangelio y haber recibido en su vida al Hijo de Dios; este cuando su cuerpo físico muere, su espíritu va directamente al Cielo o Eternidad, el cual está fuera de nuestro universo físico y es la dimensión donde mora Dios Padre. Antes del momento de la cruz, los muertos justos e impíos ambos iban a las profundidades de la tierra, pero este lugar estaba dividido en dos: el Seol (aunque así se le llamaba también a los dos lugares en conjunto), y el Seno de Abraham, algunas veces llamado Paraíso (Lc 16:20-25). Al Seol iban los impíos y al Seno de Abraham los justos. Cuando Jesús murió, descendió al Seol y se llevó consigo los muertos justos a la presencia del Padre en el Cielo. Siempre se ha descrito al Seol por fuentes bíblicas y extra-bíblicas como un lugar donde se experimenta mucha calor y sed; también como un sitio donde vagan demonios. Hoy día el seol solo contiene espíritu de impíos.

¿Si ya hemos aceptado a Jesús como nuestro Señor y Salvador, y nuestro cuerpo muriere, qué pasaría con nosotros?

Lo primero que pasaría es que el espíritu se separa del cuerpo con el alma implícita en sí. Recordemos que el alma contiene la personalidad (dimensión sicológica), la cual no depende del cerebro humano, (no siendo este un generador del alma, sino un “estuche” de la misma). Como somos seres espirituales, nuestro espíritu, es decir, nosotros en esencia, al separarnos del cuerpo seríamos guiados a la Eternidad para estar con Dios en un descanso del cuerpo hasta la resurrección de los muertos la cual sucederá el día del Arrebatamiento. La Biblia dice que “conoceremos y seremos conocidos”, dándonos a entender que haremos uso de nuestras facultades de conciencia del ser. Hay gente que al haber sufrido un caso de muerte clínica y haber regresado, han descrito que antes del Cielo existe un paso descrito como un túnel, con una puerta de luz al final, este es solo un paso entre nuestro universo físico y la eternidad o “cielo”, y Dios lo utiliza algunas veces para mostrarle a las personas lo serio del asunto, para recordarles lo que dejan y a dónde se dirigen. Estos casos son muy reconocidos por médicos y científicos cristianos y no-cristianos como testimonios L.A.L. (life after life), de pacientes que volvieron a la vida después de haber tenido muerte clínica, haber estado ya sea en el “tunel” o en la eternidad, y de haber vuelto a sus cuerpos. <<testimonio cristiano complementario>>. En conclusión, Dios permite todo esto para que sepamos que sí hay vida después de la vida, ya que hay un Arquitecto que planeó todo lo referente al universo físico y espiritual, este es por supuesto Dios.

Algún día cuando el Señor venga a la tierra dando lugar al Arrebatamiento, todos los justos (hijos de Dios), los vivos y los muertos, nos encontraremos; así que SÍ HAY ESPERANZA.

1Ts 4:16-17 “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

INVITACIÓN FINAL A RECIBIR A CRISTO EN EL CORAZÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario