Buscar este blog

viernes, 21 de septiembre de 2012

Una Sencilla Verdad

 UNA SENCILLA VERDAD


Lea con atención: "1 Antes de que todo comenzara ya era aquel que es la Palabra. La Palabra estaba con Dios, y era Dios. 2 Al principio estaba junto a Dios. 3 Todo se hizo por aquel que es la Palabra; sin él, nada se habría hecho. 4 Porque en la Palabra estaba la vida, y la vida era la luz que iluminaba a la humanidad. 5 La Luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no prevalece contra ella… 9 Aquel que era la luz verdadera había de venir a este mundo, para iluminarnos a todos. 10 El que es la Palabra ya estaba en el mundo. Él creó el mundo, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a vivir a este mundo, pero su pueblo no lo aceptó. 12 Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les concedió el privilegio de poder ser hechos hijos de Dios. 13 Estos hijos no nacieron como nace un bebé, ni por deseo o plan de sus padres, sino que nacieron de Dios." (JUAN 1)

¿Y usted que piensa hacer? No basta con saber lo anterior, es necesario nacer de nuevo

Jesús Dijo: "--Te aseguro que si una persona no nace de nuevo no podrá ver el reino de Dios." (Jn3:3)

 
Para nacer de nuevo es necesario reconocer que hemos pecado y que necesitamos su amor, perdón y salvación:

(1Jn 1:8) Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no decimos la verdad.
(1Jn 1:9) Pero si reconocemos ante Dios que hemos pecado, podemos confiar siempre en que él, que es justo, nos perdonará y nos limpiará de toda maldad.
(1Jn 1:10) Si decimos que nunca hemos hecho lo malo, hacemos que Dios parezca como un mentiroso, y no hemos aceptado mensaje que él nos ha dado (su Palabra).


 
Si usted cree esto, y ya reconoció que le necesita, entonces recíbalo hoy en su vida, para que pueda tener un nacimiento espiritual, y de esta manera una nueva vida.

Jesús dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo." (Apocalipsis 3:20 RV1960)


Deje ahora que Jesús entre en su corazón. Haga esta oración:

"Señor Jesucristo: Yo te necesito. Reconozco que Tú moriste en la cruz por mis pecados.Te pido que entres a mi vida como mi Señor y Salvador, y hagas de mí, la persona que Tú quieres que yo sea."
AMÉN

El recibir a Cristo en su corazón, es un acto consciente y voluntario, una decisión que usted toma a partir de su fe en la Palabra de Dios. El recibir a Jesús no es un rito, es algo que se hace una sola vez, ya que una vez que el Señor entra, jamás nos abandona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario